Las Fallas del Pirineo son, por sí mismas, una excusa perfecta para visitar la zona oriental de la cordillera pirenaica de Huesca.

Una fiesta ya declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que nos habla de un territorio vivo donde se fusionan el arte y el patrimonio, la naturaleza y la gastronomía, entre otros.

Más de 9 pueblos de Huesca desarrollan ritos en torno al fuego cuando llega una fecha cargada de magia: el solsticio de verano. Época de cambio natural, momento de honrar al Sol, que el Cristianismo recicló en torno a la festividad de San Juan (23-24 de junio).

Y esta fecha es la que esperan los habitantes de estos valles para encender fallas, haros y brandons. Para descender milenarias montañas con antorchas encendidas, para prender el haro o faro plantado en la plaza, para danzar y mover el fuego ritual que ilumina la noche más larga del año.

San Juan de Plan: fuego y ‘Corrida de la Falleta’

Fallas San Juan de Plan
Fallas San Juan de Plan

En Sobrarbe, los vecinos de San Juan de Plan son los únicos que mantienen la tradición con la llamada ‘La Corrida de la Falleta. El 23 de junio, al atardecer, se desplazan a la llamada ‘Planeta de la Falla’, donde comparten cena hasta que anochece. Entonces es el momento de encender teas y antorchas para comenzar el descenso hasta el pueblo.

A la altura del río, una breve parada antes de comenzar la carrera de los más jóvenes hasta el pueblo, que deben conseguir llegar a la plaza con su falla encendida. Ahí, todos amontonan sus teas en la hoguera que servirá de centro de la fiesta de la noche de San Juan e inicio de un día, el 24, dedicado al ‘Día de la Cultura Chistabina’.

Sahún y Bonansa: rituales de fuego en junio y julio

fallas Sahún2En Sahún, quizás sea la localidad con la fiesta más espectacular. Parece ser que la tradición de ‘Les falles de Saúnc’ se ha mantenido a lo largo de los siglos, con el volteo de las bolas de fuego como elemento más vistoso. A pesar de las variaciones, cada 23 de junio los participantes prenden su falla (una vara de avellano y corteza de abedul, preparada días antes) en la hoguera encendida en la plaza del pueblo. Desde ahí, recorren las calles hasta la zona del Barranco, donde mueven sus fallas por encima de sus cabezas, formando lenguas que iluminan el cielo y crean una lluvia de fuego.

Más info en www.sahun.es

En Bonansa, la fiesta se mantiene el fin de semana más cercano a la noche de San Juan (23 de junio). Recuperada y perdida varias veces, la fiesta parte de la cercana ermita de San Aventín. Después de compartir la cena al son de la música, se enciende una hoguera (el faro) que alimenta la falla de cada participante. Participantes que, al recorrer la senda de bajada al pueblo (unos 15-20 minutos de paseo) conforman una serpiente de fuego que ilumina la noche. En las calles del pueblo comienza la carrera hasta la plaza, donde una segunda hoguera recibe las fallas, iniciando una noche de fiesta con música tradicional que se alarga hasta que se puede saltar sobre las brasas.

Más info en www.bonansa.es

Montanuy, Aneto y Castanesa: la ‘Baixada de falles

fallas alberto_charles_bernis_montanuy

En el municipio de Montanuy, tres localidades mantienen la ‘Baixada de falles’: la propia Montanuy, Aneto y Castanesa. El ritual es muy similar en todas ellas, si bien varía la fecha de celebración. En la primera, es la noche del 23 de junio. En Aneto, retrasan la celebración al primer fin de semana de junio; y en Castanesa, coincidiendo con su fiesta mayor, se celebra en la víspera de la festividad de San Pedro, es decir, en la noche del 28 de junio.

El citado ritual comienza cuando los fallaires ascienden con sus fallas hasta el faro, la montaña cercana desde la que luego descienden, a partir de las 23 horas. Ahí, una hoguera alimenta cada antorcha, que ilumina el camino de regreso hasta el pueblo, dibujando una serpiente que continúa por las calles hasta el pi o faro del pueblo. En este lugar, los fallaires se van colocando en círculo hasta que llegan todos los participantes, quienes lanzan sus fallas formando una nueva hoguera. Los más pequeños se suman al ritual desde la mitad del camino, aproximadamente, prendiendo sus fallas en el faro preparado para ellos. La falla es un palo de avellano con trozos de tea en la punta, que es la que mantiene el fuego durante todo el recorrido.

Más info sobre las Fallas de Montanuy en visitamontanuy.com

Laspaúles, Villarrué y Suils: Serpiente de Fuego

Laspaúles, Villarrué y Suils comparten también estructura de sus fiesta de fallas. Son las tres localidades del municipio de Laspaúles que mantienen la tradición la noche del 23 de junio. Desde la hoguera encendida en lo alto del monte, el camino de tierra guía la serpiente de fuego en la que participan, principalmente, abuelos y nietos. Cada uno es responsable de preparar su propia falla, principalmente con unas hierbas secas que prenden en la hoguera principal y se traslada hasta la plaza del pueblo. Algunos piden deseos y todos celebran la fiesta con una cena popular.

Más info de las Fallas Laspaúles en www.laspaules.es

Fuente: http://fallasdelpirineo.com

Guardar

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies