La magia recorre el Alto Aragón durante todo el año, pero si hay una noche donde incluso puede llegar a multiplicarse esa es la Noche de San Juan, una velada que trae consigo multitud de leyendas. ¿Queréis conocer alguna?

Cada noche de San Juan cuando la luna empieza a ocultarse en lo alto del cielo se aparece una bella mujer que surge del agua del Ibón de Plan. Ésta seduce con un baile y con una vestimenta que dicen está llena de oro y diamantes. Cuenta la leyenda que es una princesa mora que ser perdió por el valle huyendo de los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes y vaga la noche de San Juan, dejándose ver sólo con los primeros rayos de sol y por personas puras y buenas. De ahí que al Ibón de Plan se le conozca también con el nombre de Basa de la Mora.

Basa de la Mora

No es la única princesa mora que vaga la Noche de San Juan. A estas mujeres mágicas se les da el nombre de encantarías. Se dice que por si casualidad os encontráis a una, lo mejor es no llamar su atención, sino os pueden convertir en su esclavo para siempre. Esta advertencia es más que vital si os pasa cerca de las Cuevas de Chaves y Solencio. Allí se aparece la noche de San Juan una bella mujer que va buscando un hombre en los pueblos próximos para poder contraer matrimonio. Se dice que una vez elegido el mejor mozo, lo rapta y lo lleva a la cueva donde se celebra la boda. La lástima es que el amor sólo dura hasta la siguiente Noche de San Juan. Ese día el marido desaparece de la tierra y la princesa tiene que elegir a otro hombre. Así que si estáis por allí esta noche, tened cuidado.

Otra de las leyendas de esta noche se desarrolla en Laspaúles. Se dice que entre un toque de campana y otro a las 00:00 de la Noche de San Juan había que acercarse a un helecho con una manta de lana, plegada en siete dobleces. Había que colocar la manta debajo y entonces la magia de la noche hacía que florecieran y cayeran semillas. Esas semillas se convertían en oro y traían prosperidad a la familia. Hoy en día se celebran hogueras y el pueblo disfruta de una velada de convivencia y alegría.

Las sanjuanadas, que todavía se practican en varios puntos del Alto Aragón, son una creencia de antaño según la cual el agua se tornaba mágica la Noche de San Juan, por lo que había que bañarse o sumergirse en ella antes de que saliera el sol. Para ello se puede bajar al río y zambullirse. Aún se realizan sanjuanadas en Aínsa o Gistaín.

San Juan de Plan

En San Juan de Plan, además de celebrar las falletas, la tradición cuenta que se buscaba a San Juan por los alrededores, de ahí la tradición de la carrera hasta el cementerio con una antorcha encendida. El primero que llega recibirá buenas noticias a lo largo del año.

También corre el rumor que esta noche era aprovechada por las brujas para celebrar sus aquelarres y que utilizaban varios puntos del Alto Aragón para reunirse y hacer hechizos. Algunos de estos lugares eran el Dolmen de Tella, la Plaza de las Brujas de Tamarite o el Turbón, entre otros. Cogían plantas porque durante esta noche las propiedades se multiplicaban y tenían más efectos.

¿Conocéis vosotros alguna leyenda?¡Compartidla!

Fuente de las imágenes: Turismo de Sobrarbe y Huesca La Magia

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies