#huescahistoria
#sanjorge
#huescaleyendas
#huescalamagia

 El 19 de noviembre de 1096 los ejércitos cristianos del reino de Aragón vencieron a los musulmanes que defendían la ciudad de Huesca y pusieron fin, con ello, al waliato de Huesca, convirtiendo la antigua ciudad en la segunda capital del reino de Aragón.

El ejército aragonés, dirigido por el rey Sancho Ramírez, asediaba la ciudad desde el campamento establecido en el Castillo de Montearagón.

Castillo de Montearagón, Huesca
Muerte de Sancho Ramírez

Había sido un largo proceso de muchos años, en el que al principio los ejércitos aragoneses bajaban en el verano a recolectar las cosechas de los musulmanes, y en el que al final bajaron a poner cerco a sus poderosas murallas ante las que murió el rey Sancho Ramírez en el año 1094. Pero aquel día, mientras el rey aragonés Sancho Ramírez se muere ahogado por la flecha que ha traspasado el pulmón mientras inspeccionaba las murallas, su hijo Pedro I le promete que no cesará hasta lograr la conquista de la ciudad de Huesca.

Juramento Hijos Sancho Ramírez

Dos años después (1.096) en la batalla de Alcoraz, se conseguía tras vencer a los ejércitos musulmanes y a los castellanos que ayudaban a los moros en los campos de Alcoraz, donde hoy está el estadio del Huesca, y se entraba en Huesca.

Cerro de San Jorge

Fue Pedro I de Aragón, el tercer rey aragonés quien tomó posesión de Huesca, subió las empinadas calles que llevaban a la mezquita (llamada mezquita Misleida y situada donde ahora está la Catedral) y al castillo, visitó la vieja iglesia mozárabe de San Pedro el Viejo, y comprobaba el buen estado de las potentes murallas.

Catedral del Huesca, donde estaba la Mezquita mayor de Huesca Misleida
San Pedro el Viejo
Muralla de Huesca

Todo había cambiado aquel día para Aragón, desapareció Wasqa, la Huesca musulmana, después de cuatro siglos de existencia, y nació una nueva ciudad de Huesca, integrada en el reino de Aragón y la civilización cristiana occidental, el llano se abría y era obligado seguir caminando hacia al conquista de Zaragoza.

Mientras tanto, el rey derrotado, al Mustain II, comprendió que había comenzado el momento del hundimiento del gobierno musulmán del valle del Ebro.

La toma de Huesca era la primera gran conquista del joven reino pirenaico de Aragón en su expansión hacia el sur, por lo que no es extraño que en los siglos siguientes surgieran en torno a ella distintas tradiciones y leyendas (aparece la magia 🙂 ). Las más antiguas, del siglo XIII, hablan de san Victorián, del que se decía que se había aparecido al rey de Aragón antes de la batalla y que el ejército de Pedro I llevaba sus reliquias en Alcoraz.

San Victorían

Las crónicas del siglo XIV, como la de San Juan de la Peña, son las que relacionan a san Jorge con la batalla de Alcoraz. La leyenda es muy curiosa:

Cuenta que hubo dos batallas el mismo día, en Antioquía durante la Primera Cruzada y la de Alcoraz en Huesca, y que san Jorge estuvo en las dos. En Antioquía ayudó a un cruzado alemán que se había quedado sin caballo. El santo lo subió al suyo y lo trasladó milagrosamente a Huesca. Una vez en Alcoraz, san Jorge desapareció. En cuanto al guerrero alemán, creyendo que seguía en la primera batalla, comenzó a luchar con los musulmanes, aunque no conocía ni entendía a nadie de los que estaban con él. Una vez finalizó el combate con victoria para Pedro I, el caballero de Alemania, que sabía gramática ―es decir, que hablaba latín―, consiguió comunicarse con los aragoneses y todos se dieron cuenta entonces de que se había producido un gran milagro, cuyo protagonista era san Jorge.

“…invocando al Rey el auxilio de Dios nuestro señor, apareció el glorioso cavallero y martir S. George, con armas blancas y resplandecientes, en un muy poderosos cavallo enjaeçado con paramentos plateados, con un cavallero en las ancas, y ambos a dos con Cruces rojas en los pechos y escudos, divisa de todos los que en aquel tiempo defendían y conquistavan la tierra Santa, que aora es la Cruz y habito de los cavalleros de Montesa.

Espantaronse los enemigos de la fe viendo aquellos dos cavalleros cruçados, el uno a pie, y el otro a cavallo: y como Dios les perseguía empeçaron de huyr quien mas podía. Por el contrario los Christianos, aunque se maravillaron viendo la nueva divisa de la Cruz: pero en ser Cruz se alegraron, y cobraron esfuerço hiriendo en los Moros: y assi los arrancaron del campo y acabaron de vencer”

La leyenda de la aparición de san Jorge en la batalla de Alcoraz se conmemora en Huesca en la ermita de San Jorge, situada en el cerro del mismo nombre. En él había una iglesia dedicada al santo ya en el siglo XIII. La ermita actual, que sustituyó a esta, se construyó en el año 1554. El Ayuntamiento de Huesca acude a ella desde hace siglos para celebrar, cada 23 de abril, la fiesta de San Jorge.

Ermita de San Jorge

La celebración del 23 de abril, que coincide también con la festividad de la Comunidad de Aragón, es cada año una jornada festiva y popular que los oscenses viven en la calle, entre música, libros y actividades lúdicas y recreativas. Se trata de una fiesta que compagina actos tradicionales y lúdicos. En el cerro de San Jorge se mezclan oscenses de todas las edades que pasan ese día al aire libre y participan en los actos festivos.

Aquí tenéis el programa de fiestas de san Jorge de este año: Fiestas San Jorge 2017 (pdf 529 KB)

A San Jorge se le venera en muchos lugares (es el patrón, por ejemplo, de Inglaterra y Rusia). La leyenda más conocida protagonizada por san Jorge es la que lo presenta luchando y dando muerte a un dragón para salvar a una joven princesa:

“La ciudad libia de Silca estaba domeñada por un terrible dragón que se ocultaba en un gran lago. El monstruo despedía un terrible hedor que infestaba todos los alrededores. Había que alimentarlo para que no fuese a reclamar su comida a la ciudad. Llegó un momento que no hubo más alimento para el dragón que los propios habitantes de Silca, quienes debían sortearse el sacrificio.

Un día la mala suerte recayó en la hija del rey. La princesa, resignada a su destino, se disponía ya a cumplir su terrible deber, cuando apareció San Jorge. La doncella le contó la terrorífica historia y el santo caballero se enfrentó al dragón al que doblegó y entrego prisionero y moribundo a la princesa para que lo condujera a la ciudad. Cuando todos los habitantes de Silca se hubieron convertido, San Jorge mató al dragón.”

San Jorge y el dragón

Existen numerosos estudios que asemejan el nombre del dragón con el d’aragón, por lo que se elige desde el principio ese animal mitológico para ensalzar la leyenda de San Jorge.

Aragón quedó ligado a la figura de San Jorge a raíz de la tradición de la aparición del santo caballero en la batalla de Alcoraz. Alusiva a este episodio es la divisa de la cruz de San Jorge (cruz roja sobre fondo blanco) y las cuatro cabezas de moros. La divisa, convertida en la de Aragón, será citada en las Ordinaciones de Pedro IV el Ceremonioso, rey devoto de San Jorge.

Los reyes aragoneses adoptarán además como emblema el dragón – el drac- que aparecerá en las cimeras de sus vestimentas ornamentales.

Armas de Fernando II de Aragón y V de Castilla timbrado con yelmo, corona real abierta y cimera de dragón en el Palacio de los Reyes Católicos de La Aljafería (1492).

San Jorge presidirá la capilla del palacio zaragozano de La Aljafería y será invocado en todas las iglesias del Reino buscando su intercesión en favor de las victorias aragonesas. De especial importancia fue también la fundación en Huesca de la Cofradía de San Jorge, mencionada ya en 1243.

Las iglesias más antiguas consagradas al culto de San Jorge aparecen radicadas en tierras oscenses. Las primeras serían una en Monzón, citada en 1090, y otra la de San Jorge de las Boqueras, cerca de Huesca, de la que se tienen noticias en 1094, que debe ser la conocida como de San Jorge del Pueyo de Sancho, recuerdo constante de la batalla de Alcoraz.

Por último, algunos detalles de la vida de San Jorge:

San Jorge habría nacido en Capadocia (región histórica de Anatolia central, en Turquía) y habría sido instruido en la piedad cristiana por su madre, con la que marchó a Palestina, tras la muerte del padre. Por su origen noble fue nombrado tribuno militar. Rico heredero, al morir su madre, entró al servicio del emperador romano. Pero cuando ve las crueldades a que son sometidos los cristianos, reparte su riqueza y se enfrenta a las autoridades y al propio emperador.

La leyenda del dragón convirtió a San Jorge en un caballero vencedor de la tiranía.

Capadocia

Esperamos que hayáis disfrutado leyendo el artículo, nosotros hemos disfrutado mucho desentrañando la historia para escribir este post 🙂

Fuentes y Fotografías:

  • http://www.huesca.es
  • http://www.radiohuesca.com
  • http://es.wikipedia.org
  • http://soydearagon.com
  • tourpirineos.com
  • www.limacoedizions.com
  • http://foro.tiempo.com
  • http://mariaymalusanhi.blogspot.com
  • http://tozalroyo.blogspot.com.es
  • http://escritosdeignacioalmudevar.blogspot.com.es
  • ultimatehuesca.blogspot.com
  • http://www.aragonesasi.com
  • http://www.romanicoaragones.com
  • http://rinconesdehuesca.blogspot.com.es/
  • http://infoenpunto.com

Galería Fotográfica:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies